Videncia: don y significado

En un mundo dominado por la ciencia, se han dejado de lado algunos aspectos espirituales de gran ayuda. La videncia o clarividencia es uno de esos recursos que conectan con el mundo que sobrepasa lo humano, lo físico y lo mental consciente, para conectar con aquello imperceptible pero que ejerce influencia en el desarrollo de la vida.

Videncia Don Significado

A pesar de las opiniones propias con respecto a la capacidad de una vidente, ésta puede tener tanto un don natural como una capacidad desarrollada. No se trata de magia negra, sino de una capacidad innata para conectarse con un mundo más allá del perceptible.

Significado de la videncia y clarividencia

En general, es común utilizar estas dos palabras como sinónimos. Cuando se habla de un vidente se hace referencia a alguien con la capacidad de percibir estímulos extrasensoriales y visiones del futuro, es lo mismo cuando se habla de un clarividente, su diferencia sólo se mantiene en un plano etimológico.

Desde la etimología, el origen de las palabras, un vidente es alguien con la capacidad de ver eventos por suceder, y un clarividente va más allá, pudiendo hacer además una interpretación a partir de lo que ve. En definitiva, la diferencia radica en el potencial de ver más allá, esto es lo que los diferencia también en el campo esotérico.

Diferencia entre videncia y clarividencia

Las videntes buenas se dedican a desarrollar este talento a través de la preparación espiritual y el perfeccionamiento de la intuición, lo que les permite predecir con antelación algunos hechos. La videncia se entrena a través de una amplia apertura y activación de la consciencia.

La clarividencia habla de un tercer ojo, un campo psíquico intuitivo que viene dado de manera natural en el individuo, se dice que se trata de la glándula pineal, con un mayor poder de activación que les permite percibir las energías más sutiles y conectar con otras dimensiones y espacios temporales.

¡Al final del artículo te espera un regalo!

Una distinción más común, es que las buenas videntes suelen valerse de recursos de adivinación como el tarot y el oráculo para potenciar sus predicciones, mientras que un clarividente se vale de su don natural para compartir las experiencias que es capaz de percibir.

Sin embargo, un vidente puede por medio de una extensa práctica, potenciar de forma significativa sus visiones. De igual manera el clarividente ejerce su don por medio de prácticas esotéricas.

Manifestaciones de la videncia

La videncia no es una forma estereotipada o única de conocer eventos pasado o futuros. Algunas buenas videntes perciben esas formas de energía como una imagen estática, otras escuchan voces, y hay quienes tienen una experiencia extrasensorial como propia.

En muchos casos, el don de la videncia comienza a manifestarse desde temprana edad, experimentando flashes de imágenes que no responden a experiencias propias de vida. Esta capacidad suele potenciarse por medio de la concentración, al entrar en un trance que deja la mente en blanco, y finalmente llega a la mente, la imagen o voz que expone el hecho que se quiere conocer.

¿Por qué consultar a una buena vidente?

La videncia es una capacidad extrasensorial que conecta con un mundo más allá de lo comúnmente percibido. Por esto, al encontrarse con una situación confusa, al presentarse perturbaciones del pasado o quererse estar prevenido ante el futuro, es una buena opción consultar una vidente.

Una buena vidente permite aclarar una situación confusa porque expone verdades y hechos completos, es capaz de mostrar detalles que no eran percibidos en primera instancia y amplía el panorama de una situación comprometedora. Y a partir del esclarecimiento de esa situación, se adoptan decisiones más apropiadas y efectivas.

Hechos o personas del pasado ejercen influencia sobre un individuo que no le permiten avanzar, lo que propicia un comportamiento errado en vida y trae consecuencias negativas. Una buena vidente puede esclarecer estos hechos de influencia negativa y ofrecer el camino a seguir para liberarse de esa mala energía del pasado.

Pero no sólo el pasado es susceptible a la videncia, el futuro también. Así que también es útil visitar a una buena vidente para conocer más acerca de lo que depara el destino, con el fin de potenciar los hechos positivos y minimizar o eliminar los negativos.

Creado por: elsignificadode - 29th marzo, 2019
Modificado el 29th marzo, 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *